Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Basado en la politica de privacidad de Google Adsense. LEALO ABAJO

7 remedios naturales para curar la artritis

De acuerdo con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, más de 50 millones de estadounidenses sufren de artritis. 

7 remedios naturales para curar la artritis

Eso equivale a una de cada cinco personas mayores de 18 años ¡tiene algún tipo de artritis! El tipo más común de artritis es la osteoartritis, que afecta a unos 33 millones de estadounidenses adultos.

La osteoartritis se produce cuando el cartílago entre los huesos y las articulaciones se desgasta, aquello permite que los huesos se rocen entre sí en lugar de darles protección y la suavidad que necesitan.

Aparte de dolor persistente y pérdida de movilidad, la artritis también puede causar diversas complicaciones. Y los tratamientos más convencionales para la artritis por desgracia no abordan las causas subyacentes, además de que pueden causar dependencia a largo plazo y presentar muchos efectos secundarios.

7 tratamientos naturales contra la artritis

Muchas personas que anteriormente sufrieron de artrosis han encontrado finalmente el alivio natural a través de adaptar su dieta, estilo de vida y enfoques para el manejo del dolor. Estos son los siete mejores tratamientos naturales para la artritis.

1 – Alcanzar y mantener un peso saludable

La grasa corporal adicional en las articulaciones, sí la grasa está acumulada, también puede causar problemas en las articulaciones que ya están sensibles o parcialmente dañadas. La grasa hace algo más que simplemente asentarse en su cuerpo – que es también un tejido activo que crea y libera hormonas y sustancias químicas. Algunos de éstos promueven la inflamación y pueden contribuir al empeoramiento de la artritis en todo el cuerpo.

Algunos pacientes con sobrepeso u obesos, tienen artritis en partes de su cuerpo, como las manos, por eso obviamente no soportan mucho peso corporal extra, pero todavía se ven afectados por los efectos negativos de la inflamación. Un aumento en las células de grasa almacenadas puede acelerar el proceso haciendo que se rompan las articulaciones, especialmente en personas que tienen otros factores de riesgo de artritis.

Esto significa que es importante tratar de mantener un peso saludable comiendo una dieta con alimentos no procesados, ricos en nutrientes, reduciendo el estrés y manteniéndose activo.

2 – Mejorar su dieta

Los alimentos para ayudar a tratar la artritis incluyen:

Resultado de imagen para Alimentos con omega-3
Alimentos con omega-3: El omega-3 es de gran alcance para reducir la inflamación y también tiene otros beneficios. Pescado, incluyendo al salmón que está repleto de beneficios, debe ser su alimento Nº 1. Otras fuentes incluyen la carne de vaca alimentado con pasto, semillas de lino, semillas de chía y nueces, todas son opciones excelentes.

Los alimentos con alto contenido de azufre: El azufre contiene una forma de metilsulfonilmetano (MSM) reduce la inflamación de las articulaciones y ayuda a reconstruir los tejidos. Está demostrado en estudios que el MSM disminuye el dolor y deterioro de la función en comparación con los grupos controlados con placebos. Las fuentes incluyen a la cebolla, el ajo, los espárragos y el repollo.

Caldo de hueso: El caldo de hueso es una de las mejores fuentes naturales de colágeno, que contiene aminoácidos prolina y glicina para ayudar a reconstruir el tejido conectivo y tiene muchos más beneficios. Además, el caldo de hueso con sulfatos de condroitina y sulfatos con glucosamina son antioxidantes que reducen la inflamación, la artritis y el dolor de las articulaciones.

Alimentos ricos en antioxidantes (especialmente frutas y verduras): Las frutas de colores y verduras están llenas de antioxidantes, la vitamina C, vitamina A, fibra, magnesio, potasio, enzimas digestivas y compuestos anti-inflamatorios. Algunas de las mejores fuentes incluyen vegetales de hojas verdes, verduras crucíferas, bayas, melón, papaya, aguacate y piña.

Alimentos ricos en fibra: La fibra ayuda a controlar el apetito, es beneficiosa para la salud digestiva, y reduce el riesgo de otras enfermedades y complicaciones. Los mejores alimentos ricos en fibra incluyen verduras, frutas, granos, legumbres, frijoles y semillas como las de nueces, lino y chía.

Para ayudar mantener bajo el nivel de inflamación, trate de evitar estos alimentos como parte de una dieta para curar la artritis: exceso de azúcar; granos refinados convencionales como el gluten, productos de harina y trigo.

3 – Mantenerse activo

Las personas con artritis tienden a ser menos activas que las que no la tienen, probablemente debido al dolor que sienten al hacer ejercicio y al mover partes rígidas del cuerpo. Sin embargo, la actividad física es importante para la salud de las articulaciones y en realidad a largo plazo puede ayudar a mejorar la artritis. El ejercicio es beneficioso para el fortalecimiento de los músculos alrededor de la articulación afectada, aquello ofrece mayor soporte y menos tensión.

La mayoría de los expertos consideran que el movimiento es algo esencial en cualquier plan de tratamiento para la artritis, incluso se afirma que “el tratamiento es más efectivo sin fármacos para reducir el dolor y mejorar el movimiento en pacientes con osteoartritis”.

El objetivo es por lo menos realizar 150 minutos de moderada intensidad o 75 minutos de ejercicio de vigorosa intensidad por semana.

4- Obtener atención quiropráctica

Resultado de imagen para atención quiropráctica
Los quiroprácticos son a menudo capaces de aliviar algo del dolor asociado con la osteoartritis. El tipo de tratamiento que recibe depende directamente de la agudeza y gravedad de su caso específico de osteoartritis. Los ajustes quiroprácticos y tratamientos para la artritis pueden incluir la manipulación (a veces llamada la manipulación osteopática) en el cuello o la espalda baja, la manipulación espinal, la terapia de masaje, la formación en biorretroalimentación, y terapia de relajación que ayuda a controlar el dolor.

5- Tomar enzimas proteolíticas

Las enzimas proteolíticas ayudan en la digestión proporcionando enzimas importantes que normalmente son producidas por sus órganos digestivos para metabolizar los alimentos. Estas enzimas pueden incluir la tripsina y la quimo tripsina (ambas son producidas por el páncreas), la papaína y bromelina. Las enzimas proteolíticas se obtienen de frutas tropicales, incluyendo la papaya, que contiene papaína, y piñas, que contienen bromelina.

Las dosis varían dependiendo del tipo de enzimas, pero las recomendaciones son por lo general tomar 500 a 2.000 miligramos tres veces al día entre las comidas.

6 – Consumir jengibre y cúrcuma

Resultado de imagen para jengibre y cúrcuma
El jengibre contiene sustancias químicas que pueden tener efectos analgésicos y anti-inflamatorios en el cuerpo. En estudios de investigación, el jengibre ha demostrado disminuir el dolor asociado con la artritis y en general mejora la salud digestiva e intestinal.

Más de 100 componentes activos han sido aislados de la cúrcuma, incluyendo sustancias especiales que se encuentran en los aceites volátiles de la cúrcuma, llamados turmerona, la curcumina, demetoxicurcumina, 5′-methoxycurcumin y dihydrocurcumina. El ingrediente más activo de la cúrcuma se considera que es la curcumina, es conocido por ser uno de los más poderosos anti-inflamatorios naturales que hay. Los efectos anti-artríticos de la cúrcuma incluyen la inhibición para la inflamación de las articulaciones, disminución de edema y/o hinchazón y retraso en la destrucción articular periarticular.

7 – Usar incienso y aceite esencial

Conocido como incienso de la India, este potente suplemento ayuda a reducir la inflamación. El incienso puede encontrarse en varias formas concentradas, incluyendo como un aceite de grado terapéutico que puede usarse para dar masajes directamente sobre la piel en zonas doloridas. El extracto del árbol boswellia serrata es tan poderoso que hoy en día se considera comparable a los analgésicos AINE.

Combine varias gotas de aceite de incienso puro con un aceite portador como el aceite de coco, y aplique varias veces al día sobre la zona dolorida de la coyuntura. Otros aceites esenciales beneficiosos para la artritis que se pueden utilizar de manera similar incluyen a la mirra, cúrcuma, jengibre, naranja, menta y aceites de lavanda.

El Dr. Josh Axe, es un médico de medicina natural, nutricionista clínico, y autor con la pasión de ayudar a que las personas se recuperen con el uso de alimentos como si fueran medicina. Recientemente escribió “Coma Sucio” y “Gut reparación Libro de Cocina”, y opera en uno de los mayores sitios web en salud natural del mundo DrAxe.com.