5 aceites esenciales que ayudan a combatir las infecciones

Los aceites esenciales se utilizan rutinariamente en aromaterapia por su olor agradable y dulce. Sin embargo, tienen mucho más para ofrecer. Son muy populares en la medicina china y en india tradicional para tratar una serie de condiciones. Recientemente se ha notado un creciente interés debido a sus propiedades antimicrobianas.

Muchos laboratorios de renombre han confirmado que los aceites esenciales combaten la infección. La investigación también ha demostrado que son eficaces en muchas infecciones resistentes a los antibióticos. También tienen el potencial de ofrecer una solución natural, libre de efectos secundarios, contra las mismas.

Los componentes activos de aceites esenciales tienen un peso molecular bajo y, por lo tanto, son fácilmente absorbidos por el cuerpo. También tienen un alto potencial, esto significa que es suficiente una pequeña dosis.

Otra de sus ventajas es su vida útil. La mayoría son muy estables y pueden almacenarse hasta 10 años (con la excepción de los aceites cítricos que se pueden almacenar un máximo de dos años). Estos aceites son una necesidad en todo gabinete de medicina natural.

Muchas veces, necesitarán disolución en “un aceite portador” para diluir su potencia. Los portadores sirven como base para los aceites esenciales. Algunos buenos ejemplos de aceites portadores son el aceite de almendra dulce y aceite de coco. Debido a su piel sensible, si va a utilizar los aceites esenciales en un bebé, siempre es una buena idea diluirlos en un aceite portador.

Cinco aceites esenciales eficaces para el tratamiento de diversas infecciones

Aceite Lavender


Aceite de lavanda
Este es quizás el aceite mejor conocido de la lista. Tiene un dulce olor agradable, y buenas propiedades antibacterianas y antivirales. Cuando se aplica a arañazos, rasguños y picaduras, reduce significativamente el tiempo de curación. Este aceite es muy suave y no necesita un aceite portador.

Una forma común de aplicarlo es directamente sobre la piel. Estudios recientes también han demostrado que es eficaz para matar las bacterias gram-positivas y gram-negativas. Aparte de ser utilizado contra las infecciones, el aceite de lavanda se utiliza para inducir y promover el sueño.

Aceite del árbol de té

El aceite del árbol de té posee fuertes propiedades antibacterianas, antivirales y antifúngicas. Mezclarlo con aceite de coco o gelatina de aloe vera, es una forma efectiva de diluirlo. Aplicarlo directamente sobre la piel ayuda con el acné, infecciones por hongos, tiña y el pie de atleta.

El aceite del árbol de té se utiliza a menudo como antiséptico para el tratamiento de quemaduras leves, contusiones, y raspaduras. También es eficaz para algunas infecciones vaginales. Dos tazas de agua con 2 cucharadas de aceite del árbol de té es utilizado como excelente limpiador desinfectante para todo uso.

El aceite del árbol de té es muy fuerte y puede causar irritación leve y enrojecimiento si se lo aplica sin diluir. La mezcla con aceite de coco reduce significativamente los efectos secundarios. Por favor, tenga en cuenta que el aceite del árbol de té no se recomienda para uso interno.

Aceite de manzanilla romana

Este aceite esencial suave y de dulce olor es ideal para pieles sensibles y se usa comúnmente para tratar el acné leve a moderado. Es usado sin diluir, si es necesario el aceite de coco funciona muy bien como portador.

Con la manzanilla romana se puede tratar la dermatitis de pañal, y se ha encontrado eficaz contra la eczema y las hemorroides. En el caso de varias infecciones de oído y los senos inflamados, unas gotas añadidas a un baño de vapor funcionan muy bien para su alivio. La manzanilla romana tiene propiedades analgésicas sorprendentes.

Aceite de eucalipto

Hojas de eucalipto y aceite esencial en tabla de madera para picar. (iStock)

El aceite de eucalipto se ha encontrado que tiene propiedades antibacterianas contra bacterias del tracto respiratorio superior, usándolo diluido es utilizado internamente para tratar la bronquitis. También se puede utilizar para el tratamiento de diversas infecciones de la membrana mucosa (tales como el asma).

El eucalipto tiene propiedades analgésicas y cuando se usa en forma de aerosol, ofrece alivio a dolores menores. Además, se ha encontrado eficaz contra las bacterias que causan las caries dentales. Según estudio reciente se ha encontrado que estimula al sistema inmune del cuerpo.

Aceite de orégano

La composición única de aceite de orégano hace que sea especialmente adecuado para el tratamiento de las infecciones por estafilococos. El compuesto fenólico encontrado ha demostrado ser más eficaz que 18 drogas farmacéuticas que incluyen a la penicilina.

Tiene excelentes propiedades antifúngicas, pero siempre debe ser diluido antes de su aplicación. Para diluirlo, utilice el aceite de coco o aceite de almendra dulce como un aceite portador.

Conclusión

En general, los aceites esenciales son excelentes para el tratamiento de infecciones. Sin embargo, se recomienda diluir los aceites con aceites portadores para evitar la irritación de la piel. Además, tenga en cuenta que no todos los aceites esenciales son para ingerir.