Que es fitoterapia? eficacia, pros y contras


Resultado de imagen para fitoterapia

La fitoterapia es una técnica de medicina que consiste en la utilización de compuestos naturales derivados de las plantas (sus extractos) con el propósito de prevenir y curar enfermedades, también se emplea para mantener la salud en un estado óptimo

Al hablar de esta técnica estamos hablando de la primera forma de medicina que la humanidad conoció, ya que antes del descubrimiento y utilización de los compuestos químicos, los antiguos habitantes del planeta se valían de las propiedades benéficas que la naturaleza les ofrecía.

La palabra proviene del griego fyton, que significa 'planta' o 'vegetal' y therapeia, cuyo significado es: 'terapia'. La fitoterapia, conocida también como herbolaria, entra en la categoría de medicina alternativa, junto con el ayurveda y la medicina tradicional china.¿CÓMO FUNCIONA?

En la actualidad, expertos en la materia se encargan de cultivar y controlar las plantas que se destinan a la fitoterapia, seleccionando la mejor cepa para los mejores resultados al momento de su aplicación. Esta técnica consiste en el estudio, la realización y aplicación del 'fitofármaco', el cual se consigue mediante la extracción de la sustancia activa de la planta que tendrá las propiedades farmacológicas.

La sustancia activa, también conocida como principio activo, es lo que hace funcionar cualquier forma de medicina, es el elemento que se encarga de la función deseada, como atacar un virus, controlar una enfermedad, nivelar el estado de salud, etcétera, y puede ser sintético (creado en un laboratorio) o natural (extraído de la naturaleza).


Resultado de imagen para fitoterapia

Los medicamentos naturales pueden ser encontrados en diferentes presentaciones como aceites, píldoras, hierbas secas, o polvos; todo depende del proceso con el que fue extraído y el carácter del fármaco (mantenimiento, prevención o curativo).

Hasta la fecha, son de libre venta e incluso existen empresas que se dedican al estudio, la fabricación y la venta de productos derivados de las plantas. En México, una de las empresas que aplican esta ciencia, es Herbalife, aunque son productos de mantenimiento, es decir, regulan el estado de salud. Esto no sólo se resume a un negocio internacional, ya que podemos encontrar esta medicina natural en los mercados locales, también hay personas que se dedican a cultivar y utilizar sus plantas medicinales.


¿QUÉ TAN EFICAZ ES?

Existe la idea de que la fitoterapia es inofensiva y altamente eficaz por el simple hecho de tener una procedencia natural, sin embargo, como cualquier otra forma de medicina, esta técnica puede resultar tanto benéfica como dañina, esto debido a los efectos que una sustancia activa pudiese ocasionar, aunado al hecho de que existen plantas con defensas naturales (como la secreción de venenos) que pueden perjudicar a la salud.


Resultado de imagen para fitoterapia

A pesar de que en la mayoría de las ocasiones se recurre a esta técnica por el hecho de querer evitar la intervención química, los estudios de calidad, seguridad y eficacia que se realizan sobre los fitofármacos, se hacen aplicando análisis químicos y físicos.

Si bien existen laboratorios que se encargan de comprobar la eficacia de los fitofármacos, la fitoterapia no es una ciencia formal y altamente controlada. Es por eso que en las etiquetas de los productos fabricados por medianas y grandes empresas se pueden leer leyendas que aclaran que el producto no es un medicamento (aunque en el sentido estricto de la palabra lo son), algunos otros añaden otra anotación en la que se hace saber al consumidor que los riesgos al consumir son responsabilidad de quienes lo utilizan.

Como medicina preventiva es muy bien aceptada, sin embargo, como medicina curativa podemos encontrar un gran número de estudios que desvirtúan las propiedades farmacéuticas, ya sea con intenciones de difamar o con propósitos legales en las que se presentan casos como problemas hepáticos o intoxicaciones.

En las últimas décadas se ha suscitado una especie de riña entre quienes prefieren los medicamentos convencionales y quienes se inclinan por la fitoterapia. Apoyados en estudios o argumentos de sentido común unos y otros lanzan un sinnúmero de afirmaciones con la intención de destruir a la 'competencia', aunque también hay quienes afirman, en una posición neutra, que se trata de la misma sustancia activa, con la diferencia de que una es creada de forma sintética en un laboratorio y otra es extraída de la naturaleza.

BAJO SUPERVISIÓN

Como cualquier otra sustancia que se encarga de regular la salud interfiriendo en el sistema humano, la fitoterapia puede tener reacciones secundarias, alergias e incluso provocar sobredosis; por lo que su aplicación, a pesar de ser medicina alternativa, se recomienda bajo la supervisión de un fitoterapeuta preparado y certificado, y de ser posible tras el visto bueno de un médico profesional.

Algunos médicos recomiendan acudir con fitoterapeutas profesionales que sepan con certeza lo que están cultivando y promocionando, ya que la mayoría de estos ejecutan una serie de procesos que dan validez a sus productos, a diferencia de los encargados de puestos en los comercios locales que, si bien pueden estar conscientes de la planta que trabajan, no tienen la tecnología para determinar las alteraciones naturales del principio activo.

PROS Y CONTRAS

En cuanto a lo positivo de los fitofármacos podemos destacar que son productos económicamente accesibles, por su fabricación y distribución, los puestos de venta difícilmente quedarán sin existencias ya que echan mano de la naturaleza para su fabricación, de modo que si se siguen correctamente las instrucciones de un fitoterapeuta certificado que las prescriba, sus efectos secundarios deberían ser mínimos, sin alto riesgo para el consumidor.

En lo que atañe al lado negativo, de entrada, podemos notar que las plantas utilizadas pueden estar contaminadas por venenos naturales o pesticidas, debido a la naturaleza del principio activo, sus efectos secundarios pueden acentuar el riesgo, más cuando se recurre a la automedicación (práctica muy común en México, aunque no sólo con estos productos sino con cualquier medicamento), ya sea por creer que al ser natural es inofensivo o por recomendación de personal sin capacitación necesaria; dependiendo de la planta, puede ser riesgoso para mujeres embarazadas o personas con problemas arteriales.