martes, 2 de junio de 2015

Consuma Infusiones y cápsulas de Moringa

Existen cientos de formas de consumición o recetas en las cuales se utiliza la moringa como base principal o como condimento. 
Debido a que el árbol de la Moringa es completamente comestible, desde sus raíces hasta sus semillas o inclusos sus vainas, la mayoría de las personas dudan o no tienen claro cual de todas las partes del árbol de la Moringa pueda ser más adecuada a sus necesidades físicas o mentales.

Actualmente, las formas más populares de consumición de la Moringa son: cápsulas, en forma de té (Moringa tea). hojas secas de Moringa en polvo (La forma más común). en infusiones, hojas y flores de Moringa frescas.

Todos los métodos de consumición de Moringa arriba mencionados, son válidos y positivos para la salud, lo único que debemos considerar es, cual de ellos se adapta mejor a nuestras necesidades, por ejemplo a nuestros gustos culinarios o a nuestro estilo de vida.

Nos centraremos en dos formas de consumición de la Moringa, las dos están formadas a partir de las hojas de la Moringa. Vamos a hablar de las cápsulas de Moringa y las infusiones preparadas a base de hojas secas de moringa en polvo. Tanto las cápsulas de moringa como las infusiones están fabricadas por las hojas de la Moringa, que es la parte del árbol con mayor número de nutrientes y elementos antioxidantes.

Si lo que estás buscando es cuidar tu salud física a todos los niveles, tienes que tener en cuenta que son las hojas de Moringa las que más te van a ayudar en este propósito, ya que tu cuerpo absorberá todas sus propiedades, y son las hojas las que poseen una mayor fuente de sustancias positivas para nuestro organismo. Notarás los beneficios que la moringa te proporcionará al cabo de unas semanas y te ayudará haciendo que consigas: tener un fuerte sistema inmunológico, incrementar tu concentración mental, una presión arterial controlada, tener los niveles de glucosa en sangre bajo control, y sobre todo, disfrutar de un enorme estado de vitalidad en tu día a día y sintiéndote con muchas energías.
Tanto las infusiones de Moringa preparadas con polvo de hojas secas de Moringa, como las cápsulas, te aportarán lo mismo. Tendrás que tener en cuenta que las cápsulas se toman directamente, sin necesidad de ningún tipo de preparación, por lo que esta característica las convierte en el producto perfecto si eres una persona que lleva una vida ajetreada y no dispone de demasiado tiempo para preparar comidas elaboradas o bebidas a base de Moringa. 

Estas cápsulas son un concentrado de hoja seca de moringa en polvo, que contienen más propiedades que las hojas frescas, se pueden llevar en el bolsillo, bolso o mochilla y tomarlas a lo largo del día. Estas cápsulas el estar formadas por un concentrado de hoja de moringa seca en polvo, facilita su digestión, y sus propiedades son rápidamente absorbidas por nuestro cuerpo.

Por otra parte, tenemos las infusiones a base de moringa, que se recomiendan no solo por aportar todas las nutrientes y antioxidantes que la Moringa ofrece, si no que además nos beneficiamos de su efecto calmante y relajante. Además de esto, podremos deleitarnos con su particular sabor, y para las personas asiduas a las infusiones o té, les resultará útil el disponer de un sabor agradable y diferente en su despensa personal. 

Nos ayudarán en la digestión después de comidas copiosas o abundantes, nos proporcionará las energías necesarias para recuperarnos de enfermedades como los constipados o jaquecas. Si sufres algún tipo de carencia de energía durante el día o quieres prevenir estos días en los que te encuentras con bajas defensas y te sientes decaído, el tomar infusiones de Moringa, gracias a todas sus propiedades y a que las puedes consumir en caliente, te proporcionarán la carga energética que necesitas más rápidamente.

La principal diferencia que debes tener en cuenta entre las cápsulas de la moringa y las infusiones, son las cantidades. Las cápsulas, al no recibir ningún tipo de tratamiento adicional al secado y molido de las hojas de moringa, poseen todos sus nutrientes, aminoácidos y propiedades antioxidantes, de una forma total, tal y como provienen de las hojas. 

Por otro lado, las infusiones de de Moringa, al ser hervidas en agua, algunas de sus propiedades se verán disminuidas, pero nunca eliminadas, teniendo de esta forma que añadir una dosis un poco superior. Para las infusiones, bastará con una cucharadita y media de polvo u hojas de Moringa por cada taza.

Y tú, ¿qué prefieres?, ¿tomar la Moringa en infusiones o en cápsulas? Lo cierto es que tanto de una forma como de la otra podremos beneficiarnos de las propiedades de esta maravillosa planta, y dependiendo del momento del día en el que nos encontremos o dependiendo del humor que tengamos, podremos decidir en qué forma preferimos consumir la Moringa.

Averigüe en su país si dispone de estas formas de consumo.